0

(MILENIO) COLUMNAS FINANCIERAS

24 ago 2015
07h25
  • separator
  • comentarios

MÉXICO, Infosel, agosto. 24.- NADA PERSONAL, SÓLO NEGOCIOS Por: Bárbara Anderson La danza del maíz transgénico El miércoles pasado la noticia fue el levantamiento de la suspensión a la siembra de maíz genéticamente modificado. Mi reseña de este hecho desató un verdadero tsunami de reacciones: desde los activistas de este tema hasta renombrados chefs y personalidades que me enviaron documentos, videos y alguna que otra mentada de madre. El contenido de los mensajes iba desde información con respaldo científico hasta la difusión de rumores vergonzosos, como que el autismo puede ser atribuido al consumo de organismos genéticamente modificados (OGM). A las pocas horas de levantada la suspensión, los integrantes de misma demanda colectiva que inició este juicio hace dos años, interpusieron su recurso de apelación, por lo que la entrega de permisos seguirá detenida hasta que se confirme o se deseche la decisión de echar para atrás la medida precautoria. Los mensajes que recibí de todas las personas (vinculadas a la demanda colectiva y no) fueron tan radicales que no daban espacio a la discusión. El "no" es enorme y no acepta réplicas. Y en ese sentimiento aferrado no solo están —y las he leído a todas— las pruebas científicas y estudios, sino también afirmaciones de dudosa factura como lo del autismo. La mayoría de los mensajes arrancaban con el mismo precepto: "¿Acaso usted no tiene hijos? ¿No piensa en ellos cuando escribe sobre el maíz transgénico?". Sí, tengo dos y no creo haberles hecho ningún daño atreviéndome a publicar una decisión judicial sobre un tema tan polémico. Tampoco coincido (y esta es mi postura personal) en un "no" tan absoluto: reconociendo la necesidad de actuar con cautela, preservar el patrimonio biológico mexicano y viendo a la agricultura como una actividad industrializada y de importancia central para la alimentación y la salud de la población, creo que deben abrirse puertas a aplicar la tecnología y los conocimientos que hemos desarrollado hasta ahora para que esa producción sea más eficiente y dé mejores resultados. En lugar de los extremos, ¿qué tal acercarnos y convivir en el medio, donde apoyar una postura (o un tipo de maíz) no signifique inmediatamente desdeñar a la historia, el acervo natural ni la cultura del país?

Infosel Financiero

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad