inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Jugar a ser adultos en Kidzania es redituable y modelo de exportación

07 de Enero de 2010 • 09:25hs

MEXICO, Enero. 7.- El éxito de Kidzania ha llevado a la

compañía a traspasar fronteras y ejecutar un proceso de

expansión internacional que empezó en Japón, Indonesia y

Portugal, cita El Semanario en su edición de hoy.

En los próximos dos años, la cadena mexicana de centros

de entretenimiento exportará su peculiar concepto de ciudades

miniatura diseñadas para que los niños simulen una vida

adulta a China, Chile, India, Malasia, Tailandia y Turquía.

Kidzania, nacida hace 10 años con el nombre de La

Ciudad de los Niños, comenzó como una idea inspirada en

una guardería, que pronto se transformó en un concepto

innovador de entretenimiento, donde los pequeños juegan

a ser adultos y aprenden mientras desarrollan más de 90

profesiones y oficios, que incluyen científicos,

cantantes, abogados, entrenadores de perros, pilotos de

avión y enfermeros.

De acuerdo con César Aranday, socio director de la

consultora de franquicias y propiedad intelectual

Alcázar & Aranday, los conceptos que mezclan el tema del

entretenimiento con la formación presentan muchas

oportunidades de crecimiento, debido a que las nuevas

generaciones están cada vez más preocupadas por la

educación de los hijos y los padres exigen actividades

infantiles que eduquen.

A diferencia de una ciudad convencional, Kidzania -

cuya primera sucursal se abrió en el centro comercial

Santa Fe de la Ciudad de México-, tiene lugar en una

superficie de aproximadamente 4,500 metros cuadrados,

donde calles, edificios y establecimientos comerciales

están hechos a la escala de los niños.

Cuando los chicos llegan a Kidzania reciben un

pase de abordar en el aeropuerto, en el mostrador de

American Airlines, para después simular un viaje en

avión desde el centro comercial donde se encuentran

hasta el parque de entretenimiento familiar que vayan a

visitar.

Al llegar a la ciudad, la primera parada que los

clientes tienen que realizar es en el banco HSBC, donde

cambiarán el cheque que recibieron por la moneda local,

que son los kidzos.

Con este dinero los niños pueden comprar bienes y

productos como pastelitos, revistas, sushi, joyas y

perfumes, entre otras cosas, o contratar diversos

servicios como clases de rappel, renta de automóviles o

ir al salón de belleza a que les realicen un peinado,

maquillaje, manicure o un tratamiento facial.

La diversión no termina cuando el dinero se acaba

porque los chicos podrán trabajar para ganar un salario

haciendo hamburguesas en Mc Donald´s, fabricando

chocolates en Nestlé, empleándose en la planta

embotelladora patrocinada por Coca -Cola o trabajando en

el laboratorio de fotografía de Fujifilm.

Al final del día, los pequeños visitantes pueden

decidir qué hacer con los kidzos que ganaron después de

un día de trabajo y diversión en Kidzania. La primera

opción es llevarse el dinero a casa para gastarlo en su

próxima visita al parque; también pueden abrir una

cuenta de ahorros en el banco, donde recibirán una

tarjeta de débito con la que podrán hacer uso de los

cajeros automáticos, o podrán ir de compras a la tienda

departamental Liverpool, ubicada dentro de Kidzania.

Con una inversión inicial de 6 millones de dólares

y con el apoyo de 42 socios comerciales, La Ciudad de

los Niños inició operaciones en septiembre de 1999 y

superó las expectativas estimadas de 480,000 visitantes

al registrar 780,000 al término del primer año.

En 2004 la compañía comenzó a trabajar en la

estrategia de crecimiento. En México, el desarrollo de

los parques se realizaría con capital propio y fuera del

país a través del concepto de franquicias, con excepción

de Estados Unidos, donde la empresa busca a un socio

comercial para realizar un joint venture.

"Kidzania tuvo que pasar varias pruebas para poder

llegar a la expansión internacional. Primero pensaron en

el mercado norteamericano y después aprendieron a tener

una visión de negocios para salir más allá de las

fronteras y buscar a los socios adecuados", comenta

Aranday.

A raíz de los premios que obtuvo la firma

mexicana por su concepto innovador al "Mejor nuevo

parque temático" del mundo por parte de la Theme

Enterteinment Association y "Mejor centro de

entretenimiento familiar en el mundo", de la

International Association of Amusment Parks and

Attractions, el concepto empezó a sonar fuerte a nivel

internacional.

"En Japón se dio a conocer el concepto de Kidzania

y fueron los primeros interesados en importar el

concepto 100% mexicano a Asia", comenta Hernan Barbieri,

director de Integración de Kidzania. Así, en 2006 se

inauguró el primer Kidzania fuera de México en la ciudad

japonesa de Tokio.

El país nipón repitió el éxito mexicano el mismo

año de su inauguración. Kidzania Tokio tiene una

afluencia de 950,000 visitantes anuales y cuenta con más

de 60 socios comerciales, que permiten que el proyecto

sea económicamente viable y las actividades que realizan

los pequeños en el parque temático tengan una gran dosis

de realismo.

"Culturalmente no somos tan parecidos, pero el

concepto de Kidzania es universal. El juego de roles es

natural, los chicos lo aprenden solos, lo hacen

naturalmente y lo realizan en todo el mundo. El jugar a

ser mamá, doctor, policía o bombero, el imitar al adulto

es natural en los niños en todo el planeta, con lo cual

el concepto de Kidzania es universal", explica Barbieri.

Con el fin de internacionalizar el concepto y

poder englobarlo en una sola palabra sin perder su

significado, al llegar a cualquier otro país con un

idioma distinto al español, La Ciudad de los Niños

cambió su nombre a Kidzania.

Actualmente, Kidzania opera seis parques

temáticos: dos, en la Ciudad de México y Monterrey; un

par más, en Tokio y Koshien, Japón; uno en Yakarta,

Indonesia, y otro más, en Lisboa, Portugal.

Este año se espera la inauguración de Kidzania en

Dubai, Emiratos Árabes Unidos; Seúl, Corea del Sur, y

una tercera sucursal, en la zona sur de la Ciudad de

México.

Aunque Barbieri no desvela más detalles de la

segunda etapa de crecimiento de la compañía, adelanta

que los nuevos desarrollos de Kidzania estarán enfocados

en la inversión de nuevas tecnologías que le permitan

seguir innovando el negocio.

"En México llevamos mucha ventaja en los conceptos

dirigidos al entretenimiento infantil por el hábito

cultural de poner a nuestros hijos como prioridad en las

actividades familiares, así que pronto veremos la

exportación de varias franquicias con experiencia en

este rubro", dice Aranday.

"Si bien hay una crisis global, las empresas

entienden que el concepto del entretenimiento basado en

la educación con valores es algo en lo que la gente no

va a dejar de invertir", asegura Barbieri.

Pero además, Kidzania no se ha visto tan golpeada

por la recesión debido a otro factor: la gente de la

misma ciudad acude cada año al parque de diversión

porque no tiene que viajar o desplazarse grandes

distancias. Por ello, la compañía ha mantenido su

afluencia de 800,000 visitantes anuales en la Ciudad de

México.

La firma tiene previsto abrir entre 2010 y 2011

otros desarrollos bajo el esquema de franquicias en

China, Chile, Tailandia, India, Turquía y Malasia, que

demandan muchos operadores y desarrolladores de centros

comerciales.

Estas empresas están a la búsqueda de anclas, como

el concepto de entretenimiento de Kidzania, que los

diferencie de la competencia y les dé la oportunidad de

atraer a un mayor número de clientes, que además de

comprar, comer, y acudir al cine en sus centros

comerciales, puedan dejar a sus hijos en lugares

seguros de entretenimiento un promedio de entre cuatro

a cinco horas.

Pero no sólo eso. Muchas marcas y socios

comerciales están interesados en formar parte de las

diferentes ciudades de Kidzania patrocinando actividades

relacionadas con los productos que ofrecen en el mundo

real.

Ser parte de este "pequeño mundo" representa un

jugoso tesoro futuro en el largo plazo: atraer a los

consumidores de entre cuatro y 12 años de edad, a través

de la mercadotecnia experimental que familiariza a los

niños con sus productos mientras juegan y los convierten

en potenciales compradores.

El Semanario Agencia® (ESA) Copyright 2008

Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX


Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.