inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Envasan el tradicional tepache en moderna botella

22 de Enero de 2010 • 17:28hs

Unir la tradición con la modernidad pudiera parecer

difícil, pero existen emprendedores dispuestos a lograrlo con

el afán de mantener vivas las viejas costumbres entre los

consumidores.

Este es el caso de Antonio Camarena, quien decidió meter

en una botella de plástico una de las bebidas representativas

de México, el tepache.

La idea de este emprendedor, de 56 años, surgió hace tres

años, cuando buscaba generar un ingreso extra explotando su

experiencia en el proceso, ya que en la taquería de la familia

lo preparaban y vendían, recibiendo buena aceptación entre los

clientes.

"La gente que conoce el tepache casi siempre lo acepta;

la que no lo conoce y lo prueba, lo acepta", explicó.

Amigos, conocidos e incluso su esposa le comentaron, al

inicio de su proyecto, que "estaba loco" y mejor se dedicara a

otra cosa, pero Antonio Camarena no desistió.

Después de vender algunas propiedades y extraer dinero de

otro negocio, él, su esposa y una de sus hijas se adentraron a

este nuevo nicho, guiados únicamente por sus energías y la

esperanza de que los consumidores responderían a esta idea de

negocio innovadora.

De esta manera, invirtieron 100 mil pesos para adquirir

los tanques de agua, la purificadora y adecuar un local para

elaborar el producto; arrancaron la empresa El Jamir en

noviembre del 2008.

Empezar a comercializar el tepache fue una tarea ardua.

Según el microempresario, enfrentaron resistencia al

producto y a su presentación, por lo que se vieron obligados a

regalar la producción de su primer día operaciones.

"El primer día hice 100 litros y lo regalé a amigos. Me

acerqué casi con la mayoría de amigos que tienen un

restaurante, una taquería, que tienen un lugar así donde es

factible la venta, y como era en un plan de amistad, también

colaboraron conmigo en ese sentido", recordó.

A pesar de tener una capacidad de producción de 5 mil

litros diarios de tepache y mantener cautivos a sus clientes y

distribuidores, El Jamir todavía "pica piedra" en el

posicionamiento de su producto, un área del negocio en la que

apostarán más durante el 2010.

"Hasta la fecha, a mucha gente se lo proponemos y no

quiere, y mucha gente sí, o sea, está muy dividido el asunto

ahí", comentó.

Aunque atraviesa un proceso de fermentación, el tepache

de El Jamir no genera grados de alcohol, por lo que puede ser

bebido por personas de todas las edades.

Al final, la aventura de unir la tradición con la

modernidad y gustos del consumidor actual ha sido todo un

reto, pero Antonio Camarena considera que sólo basta con que

la gente pruebe su bebida para acabar con cualquier duda.

El tepache viene en tres presentaciones: un litro, medio

litro y 300 mililitros; las últimas dos sólo son envasadas

bajo pedido. Sus precios son 15, 9 y 7 pesos, respectivamente.

Si desea contactar a esta empresa, puede hacerlo a los

teléfonos 3634-0070.

Con sus raíces

  • El tepache proviene del náhuatl "tepiatl" ?bebida de

    maíz?, y su elaboración se basa en la fermentación de dicho

    grano o frutas junto con un endulzante como azúcar.

    Hacia el futuro

  • Contar con más distribuidores para incrementar su

    producción y llegar a los 5 mil litros diarios de capacidad.

  • Actualmente todos los procesos son manuales, por lo que

    la apuesta, al incrementarse la cantidad diaria de tepache, es

    automatizar los procesos.

  • "Curiosamente hemos hecho fiestas en la familia donde

    todos llevan a sus niños y pongo un contenedor lleno de

    tepache y los que se lo acaban son los niños. Les encanta, les

    gusta el sabor a piña".

    Paso a paso

  • Preparación de la fruta. Las piñas, naranjas,

    tamarindos, entre otras frutas, se lavan y se cortan en

    partes.

  • Mezclado con endulzante. Las frutas se vacían en

    contenedores con agua en la que previamente se disolvió

    azúcar.

  • Fermentación. Los contenedores se tapan y se deja

    reposar el líquido con las frutas un día entero.

  • Colado y envasado. Se retiran los pedazos de fruta y

    el líquido se traslada a una máquina que llena las botellas

    (cuatro a la vez).

    Fuente: GRUPO REFORMA / Redacción México

    Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX


  • Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.