inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 París y Berlín luchan por el puesto de economista jefe del BCE

29 de Noviembre de 2011 • 06:40hs

Francia y Alemania quieren alzarse con el puesto de economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), que dejó vacante el alemán Jürgen Stark tras su sorpresiva renuncia, y que parecía prometido a su compatriota Jörg Asmussen, informó este martes a la AFP un diplomático europeo.

Según esta fuente, Francia quiere que el puesto sea para el número dos del Tesoro francés Benoît Coeuré, confirmando así las informaciones del diario económico alemán Handelsblatt.

"Benoît Coeuré tiene las competencia y el perfil para el puesto de economista jefe. Habría que cambiar las carteras con Asmussen que podría asumir, por ejemplo, los asuntos internacionales, pero es el consejo del BCE el que debe decicir", según un diplomático europeo.

Coeuré, economista de prestigio, fue designado por París la semana pasada para entrar en el directorio del BCE, órgano ejecutivo del banco, para sustituir al italiano Bini Smaghi, encargado de asuntos internacionales y del servicio jurídico del BCE, tras su dimisión.

Esto relanzó la carrera para suceder al economista jefe del BCE, Jürgen Stark, quien presentó su dimisión en septiembre por divergencias con la línea que estaba siguiendo la institución. Berlín presentó inmediatamente la candidatura de Asmussen, que hasta ahora no tenía rival.

Desde la creación del BCE, el puesto de economista jefe ha sido siempre ocupado por un alemán, aunque no hay reglas escritas al respecto.

El economista jefe no tiene más poderes que el resto de los miembros del directorio pero es el encargado de presentar mensualmente una propuesta sobre la evolución de las tasas, aunque la decisión es conjunta, y de validar las previsiones económicas, muy seguidas, del BCE y los informes de convergencia. Todo esto hace que este puesto sea muy influyente y muy expuesto.

En este periodo de crisis de la deuda, en el que Alemania y Francia divergen sobre el papel que debe jugar el BCE en la crisis, este nombramiento es si cabe más estratégico.

Berlín estima que la institución debe seguir siendo el guardián de la inflación, mientras que París aboga por que intervenga mucho más activamente para tratar de evitar el contagio de la crisis de la deuda, sobre todo gracias al programa de compra de títulos de deuda pública.

La designación de Coeuré para el directorio del BCE debe ser aprobada por los ministros de Finanzas de la zona euro que se reúne el martes en Bruselas y por la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, lo que puede acelarse para que sea nombrado en la cumbre del próximo 9 de diciembre.

Asmussen, actual secretario de Estado de Finanzas y persona clave del gobierno alemán en la lucha contra la crisis, asumirá sus funciones en el BCE el 1 de enero mientras que los puestos de Bini Smaghi y Stark se liberarán también en esa fecha.

aue-fff-oaa/mtr/af/ltl

Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX


Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.