inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Cuando la mujer gana más que el hombre

20 de Abril de 2012 • 12:20hs  •  actualizado 12:36hs

Las mujeres han gando terreno en el área profesional y con ello mejores oportunidades

Las mujeres han gando terreno en el área profesional y con ello mejores oportunidades
Foto: Archivo

Econ. Gloria Ayala Person
Directo desde Paraguay

El dinero en nuestra cultura ha sido relacionado fuertemente al poder, desde las cavernas el hombre sale a cazar para proveer de comida y vestido a la familia, la cual queda al cuidado de la mujer, quien administraba de los recursos para que alcancen a todos. El dinero va unido a la virilidad del hombre, por eso lastimosamente cada día es más común conocer casos de hombres que durante años han estado felizmente casados, pero que al llegar a los 50 y tantos, sufren una crisis, cuando por fin tienen dinero, renuncian a su esposa e hijos para ir detrás de una joven de 20... qué paso? se volvieron locos?

No, la mayoría de las personas manifestamos las relaciones y emociones, a través de la forma en que usamos el dinero, por lo tanto, cuando un hombre precisa sentirse "superman", no puede hacerlo al lado de la esposa que sabe su origen y que lo ha soportado durante los años de arduo esfuerzo. Ella lo conoce de aquella época en donde él, solo era él mismo, es decir un Don Nadie, por eso él precisa renovar su entorno y recurre a la utilización del dinero como forma de demostrar poder; "Poderoso caballero es Don Dinero" poetizaba Francisco de Quevedo y Villegas.

Esta es la razón por la cual, algunas mujeres que progresan profesionalmente, sienten que el hombre a su lado siente envidia, celos e incluso resentimiento. Peor aún es, cuando la mujer gana más que el hombre. Maribel me comentaba que estaba a punto de divorciarse, luego de una excelente relación de más de 10 años; el motivo: la acaban de nombrar como Gerente Regional y deberá mudarse de país; le ofrecen casi el triple del salario actual, casa, auto, colegio para los dos hijos, seguro médico, y otros beneficios extraordinarios.

Su marido es consultor de empresas, es decir, tiene un trabajo que le permite volver a ganar un sitial en cualquier lugar. Obviamente, esto demandará tiempo y esfuerzo para volver a tener una cartera de clientes, pero al fin y al cabo, el atrevimiento vale la pena, pues la calidad de vida de la familia será mejor con el cambio. Sin embargo, él se niega a aceptar la mudanza, le ha dicho a Maribel que debe escoger, entre su carrera y su familia, ¿cómo es posible algo así?

Cuestión de machismo?

A mi criterio, lo que la mujer gana, muchos hombres lo pierden en autoestima, se sienten heridos en su propio ego, va en contra de su naturaleza conformarse con la nueva situación, donde él ha dejado de ser el proveedor principal, es como que ha perdido el poder!

Podría ser orgullo o prejuicio pueril, pero también debemos reconocer que la sociedad impone ciertos valores y principios que encrudecen la situación, convirtiendo al hombre que gana menos que la esposa (o que no tiene el mismo reconocimiento público) en objeto de burla. Desde esa perspectiva, en realidad no les debe ser fácil, especialmente, cuando los hijos también se percatan de la situación y piden a su mamá que les compre algo, o le piden a ella permiso para ir al campamento del colegio (porque hay que pagar un costo), etc

Pero por otro lado, si fuera él a quien promueven y envían al Congo, obviamente la familia debe seguirlo; en cambio, si la mujer es la promovida, ya no es tan fácil la respuesta, verdad? Si él fuera presidente, la mujer sería primera dama, pero si la mujer fuera presidente... que sería él? El punto, no es discutir machismo o feminismo, sino comprender el poder que el dinero ejerce en el hombre y la diferencia de percepción que tiene para la mujer. Para él es parte de su hombría, para la mujer es una herramienta para mejorar la calidad de vida de su familia.

Maribel debe tomar una decisión crucial en su vida. Si decide rechazar la oferta, probablemente quedará herida y frustrada, lo cual a la larga afectará su relación; sin embargo, si acepta el desafío, tiene una advertencia fuerte (por no decir un chantaje emocional o una amenaza) por parte de su esposo.

Esta opinión la escribo como mujer, esposa y madre, sin embargo, quién esté atravesando una situación similar, quizás precise de un consejero matrimonial, o conversar con una sicóloga que pueda orientarla mejor. Como profesional, solo puedo aconsejar prudencia y dialogo, entendiendo la perspectiva desde la cual su esposo está valorando la situación. La mujer debe lograr ponerse en los zapatos del marido, en lo que para él significa que ella produzca más dinero que él, y encima que él debe renunciar a su vida para seguirla.

El sueño del cuento de hadas, aprendido desde niños, nos enseña que el caballero azul rescata a la princesa, la lleva a su castillo y viven felices para siempre. Cambiar el "final feliz", aunque sin duda fuera para un mayor bienestar económico de la familia y de una proyección profesional de su esposa diametralmente superior, no puede dejar de afectar la autoestima del hombre.

Maribel para conservar su matrimonio, tendrá que escucharlo, valorarlo y encontrar la manera de que él "la acompañe" sin tener que "seguirla". En una pareja uno debe estar al lado del otro, ni delante ni atrás. Lastimosamente, es "culturalmente correcto" que sea la mujer quién esté atrás; pero cuando esa posición le corresponde al hombre... la mujer sigue avanzando y él toma otro camino. A menos, claro está, que ella sea lo suficientemente sensible e inteligente, para hacerlo sentir a su lado y él sea una de esas honrosas excepciones, donde el hombre conozca su propio valor y lo distinga al tamaño de su cuenta bancaria. Sigamos Hablando de Dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.

Econ. Gloria Ayala Person

www.cadiem.com.py

www.hablandodedinero.com

www.youtube.com/hablandodedinero

gloria@cadiem.com.py

Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX


Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.