inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 Cómo fomentar el ahorro en nuestros hijos

30 de Julio de 2012 • 09:15hs  •  actualizado 09:42hs

Gloria Ayala Person, especialista en Finazas Personales

Gloria Ayala Person, especialista en Finazas Personales
Foto: Archivo

Econ. Gloria Ayala Person

México.- Todos queremos todo lo que vemos, muchos asumen su situación y se ajustan los cinturones, otros se endeudan desproporcionadamente, pero la realidad es que estamos sujetos a una permanente oferta de bienes y servicios muy tentadores. Los niños, no están ajenos a ésta situación, ellos también sienten la misma tentación de adquirir lo que conocen a través de publicidades o porque algún amiguito tiene ese juguete, o tal marca de ropa que está de moda.

Eugenia me estaba diciendo que ella sufrió muchas privaciones en su infancia y no quería que a su hijo Ernesto de 11 años le sucediera lo mismo, entonces con un gran sacrificio ella lograba que él asistiera al mejor colegio, tuviera las mejores prendas, fuera a los mejores clubes sociales, y tuviera la última moda de juguetes que veía en una publicidad. Usted podrá decirme que Eugenia está equivocada, sin embargo la mayoría de los padres, con algunas excepciones, tenemos una base similar de pensamiento. Nos gustaría dar a nuestros hijos lo mejor de todo lo posible, pero no siempre podemos. Entonces, cómo podemos hablar con los niños para que comprendan que nuestros recursos son escasos, ante las múltiples necesidades que nos gustaría satisfacer?

Desde que nacen

El aprendizaje para la vida real, implica vivencias no solo palabras, por lo que tenemos que desarrollar una dinámica especial para nuestros hijos cuando queramos transmitir la importancia del uso del dinero y de su correcta administración. No queremos que sean materialistas, pero sí que logren ser exitosos financieramente, independiente a la profesión que elijan. Por ello hay que dimensionar al dinero como una herramienta útil para desarrollar diferentes áreas de nuestra vida en forma eficiente y sustentable.

Algunas ideas que considero podrían ser útiles en éste esfuerzo por ser parte del crecimiento financiero de la nueva generación, las comparto con usted y me encantaría recibir sugerencias de otras maneras y ejemplos que podamos realizar para ir desarrollando esta Guía Financiera para Padres Responsables del Futuro de sus Hijos.

En la primera infancia evitemos comprar cosas inútiles, poco prácticas o inservibles. Sea racional con las compras, pues muchas veces sucede que el bebe crece más rápido que lo que le permite estrenar toda la ropa que tiene. La estrechez financiera es terrible, pero no se olvide que también la abundancia no equilibrada puede hacer daño.

Un niño de entre 2 a 4 años puede acompañarnos al supermercado entendiendo el objetivo del viaje, por lo que no se olvide de tener siempre a mano y a la vista del pequeño, la lista de lo que fue a comprar. No nos vamos al supermercado de paseo, sino que tenemos el objetivo de adquirir bienes que hacen falta en nuestra casa. Trate de mostrarle, actuando en consecuencia, que lo que no está en la lista, no se compra.

Entre los 5 a 8 años, podemos iniciar su mundo a la administración de los escasos recursos ante las múltiples necesidades. Desde la cantina de la escuela, hasta cuando salimos con ellos al shopping, existen muchas oportunidades donde él puede intentar comprar mucho con lo poco que tiene. Esta sensación de frustración es importante, pues es la misma que de adulto tenemos entre lo que queremos y lo que podemos comprar, por eso transformarla de frustración a dominio de prioridades es fundamental.

Entre los 9 a 12 años, el niño está en condiciones de manejar dinero para un lapso de días. Por ejemplo, si hasta los 8 años usted le daba 10 pesos por día para el recreo, ahora puede darle cada lunes 50 pesos. Obviamente si el lunes, gasta los 50 pesos, deberá de sufrir las consecuencias de su imprudencia el resto de la semana. A usted le sucederá lo mismo, si en la primera semana gasta todo su salario, verdad?

A los 13 años, podemos introducir el concepto del ahorro y las metas con bastante posibilidad de éxito. Por ejemplo, en lugar de entregar 10 pesos por día para el recreo, puede entregarle 300 pesos al mes, que sería el equivalente a 250 pesos (10 pesos x 25 días hábiles) más 50 pesos extra, indicándole que ese monto debería de poder ahorrar mensualmente, de forma a que en noviembre (al término del año escolar) usted le doblará el importe que haya logrado ahorrar y que con ese monto podrá comprarse lo que prefiera por Fin de Año. Así, si al llegar la fecha logró ahorrar igual, más o menos que 450 pesos (50 pesos x 9 meses de clase) tendrá un impacto directo en el premio a recibir y por ende en el logro de su meta.

Un adolescente de 15 años ya debería de poder llevar el presupuesto familiar y encargarse de los pagos básicos (luz, agua, teléfono, servicio doméstico, compra de agua, gas, etc) y recibir un premio mensual por el trabajo bien hecho, que sería no tener demoras en los pagos por ejemplo.

Un joven de 18 años puede llevar el presupuesto familiar, incluyendo el encargarse de las compras del supermercado, conciliación bancaria, cálculo y pagos de impuestos, pagos externos como cuotas de préstamos, seguros, colegio, etc. Incluso, estos trámites cuando implican ir a los bancos, municipalidad, y otras instituciones, le dan una experiencia muy valorada para cualquier empleo en el que desee iniciar su vida laboral.

En cada etapa, los chicos podrán cometer errores, perder el dinero, encontrar problemas, todo ello asúmalo como costos dentro de la capacitación financiera que serán mucho menores que lo que podrían significar en su vida adulta de no haberlos vivido. Cada problema que logre solucionar, es un aprendizaje impagable que le ayuda a madurar su asertividad financiera.

Decisión y Acción

Usualmente a las mujeres nos sucede que siempre vemos a nuestros hijos como bebes, por ello admitir su toma de decisiones financiera en forma independiente a nuestro control, suele ser especialmente traumático. Algunas mamás me dicen que si le dan dinero, los niños compran golosinas en lugar de algo nutritivo, mi respuesta es que le den vitaminas en la casa, pero que no pueden perder esa oportunidad de manejar dinero y entender el impacto de sus decisiones (el dinero es escaso y si compra algo no le alcanzará para lo otro), pues es fundamental de comprenderlo como natural desde la infancia.

Lo complicado normalmente es visualizar que somos los adultos quienes tenemos prejuicios y paradigmas que resolver, no confiamos en que nuestros hijos serán capaces y responsables para manejar dinero (porque a la mayoría de los adultos no les resulta sencillo hacerlo), sin embargo, para los niños y jóvenes la información de lo que decimos contrastada con la realidad de la experiencia, les resulta transparente y van arbitrando las situaciones y aprendiendo de cada problema resuelto.

Mucho de lo descrito recae en las decisiones que debemos tomar los padres, que no siempre estamos dispuestos a asumir las consecuencias de éstas experiencias. Además, debemos tener cuidado con la coherencia entre lo que enseñamos y exigimos, versus lo que nosotros hacemos, pues el ejemplo es el que pesa al momento de fijar la experiencia de vida en los hábitos.

Las palabras pueden ser muy lindas, pero si no se acompañan con nuestros hábitos y actos, serán llevadas por el viento y nuestros hijos probablemente repetirán nuestros mismos errores. Sigamos hablando de dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.

Econ. Gloria Ayala Person

www.cadiem.com.py

www.hablandodedinero.com

www.youtube.com/hablandodedinero

gloria@cadiem.com.py

Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX


Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.