inclusão de arquivo javascript

 
 

Economia » Noticias

 México vs Brasil en economía

10 de Agosto de 2012 • 12:23hs  •  actualizado 16:10hs

México vs Brasil

México vs Brasil
Foto: Infosel

Jassiel Valdelamar/César Elías

MÉXICO, agosto. 10.- El próximo sábado México se enfrentará con Brasil por la medalla de oro olímpica en fútbol, sin embargo, los próximos años ambos países se enfrentarán por consolidarse como el gigante económico de América Latina.

La Selección Mexicana nunca ha perdido en finales contra los cariocas (una potencia mundial en el balompié), aunque nunca se han visto las caras en una final de juegos olímpicos.

Actualmente, Brasil está colocado en el sexto sitio de las economías más grandes del mundo, sólo por debajo de Estados Unidos, China, Japón, Alemania y Francia, desbancando a Reino Unido a la séptima posición.

México por su parte se coloca en la décimo cuarta posición. No obstante, las expectativas de los analistas muestran que este 2012 los cariocas sufrirán una desaceleración en la economía y para México no será así.

¿Cómo están las expectativas en crecimiento económico para 2012?

Para este año el promedio de analistas espera un crecimiento para Brasil de 1.94%, mientras que para México se calcula en 3.64%.

Actualmente la situación que vive el país sudamericano es complicada, ya que sus dos mayores socios comerciales comienzan una etapa de desaceleración. China que es el país que más compra productos amazónicos (18%) y comienza a mostrar signos de debilidad, mientras que la Unión Europea (UE) se encuentra en su peor momento, en medio de una crisis de deuda que amenaza con colapsar la moneda única.

Para México la situación ha sido diferente y es que no sólo logró superar en crecimiento económico a Brasil el año pasado (cuando la economía creció 3.9% frente al 2.7% de Brasil), sino que para este año las expectativas apuntan a lo mismo.

La tasa de crecimiento local en gran parte se debe a la dependencia con nuestro vecino del norte, quien si bien ha mostrado señales de desaceleración, tiene un sector manufacturero que apenas comenzó a desacelerarse, por lo cual aún no se está viendo un impacto contundente en la economía doméstica.

Corredurías como Nomura y Goldman Sachs, ven un crecimiento económico sostenido de México en los próximos años, previendo tasas de crecimiento superiores a las de los sudamericanos, por lo que en el corto plazo proyectan a nuestro país como la economía líder de América Latina y favorito de las inversiones en la región.

Medidas contra desaceleración

Ante el agravamiento del escenario externo, el gobierno carioca se ha preocupado por mantener el ritmo de la actividad económica. Reflejo de ello son los 450 puntos base que se han recortado a la tasa de interés del Banco Central desde agosto de 2011, ya que la reducción sirve de aliento frente a la debilidad industrial que el país vive.

Pero no sólo la política monetaria es la herramienta de Brasil para revertir la desaceleración, también ha llevado a cabo medidas para apoyar a los diversos sectores de la economía. Desde finales de 2011 hasta hoy el gobierno ha puesto en marcha paquetes de estímulos que incluyen exenciones de impuestos, aumento y abaratamiento del crédito para invertir, disminución de burocracia para las empresas y bancos públicos que soliciten financiamiento, así como la inyección de recursos al Banco Nacional de Desarrollo (BNDES).

Proteccionismo brasileño, la mejor defensa ante el ataque mexicano

No cabe duda que el sector automotriz, tanto en México como Brasil, es uno de los pilares más fuertes para las exportaciones. Por muchos años los amazónicos gozaron de un superávit comercial automotor con nosotros, no obstante, cuando en el 2011 registraron un déficit de mil 170 millones de dólares (mdd) por ese rubro (gracias a que las armadoras comenzaron a invertir en nuestro país, en medio de una sobrevaluación de la moneda brasileña que inundó su mercado de importaciones baratas), decidió presionar por un sistema de cuotas para frenar la entrada de autos mexicanos competitivos.

A pesar de las trabas que Brasil puso a México, la fuerte demanda del mercado brasileño por los autos mexicanos han disparado las exportaciones en los últimos cincos años, colocando a nuestro país en el primer sitio en exportaciones de autos en América Latina, con constantes expectativas de crecimiento.

Proteccionismo cambiario, indispensable para crecimiento económico

El peso mexicano y el real brasileño son las monedas más importantes de la región, pero a diferencia de México, Brasil mantiene un estricto mercado cambiario que no ha permitido al real valorizarse ante la masiva entrada de capital especulativo como consecuencia de las medidas expansionistas de las grandes economías y la alta tasa de interés que presenta.

Dado el contexto de bajo crecimiento económico mundial y la crisis financiera, prevenir una apreciación significativa del real ha sido una prioridad para el gobierno brasileño, pues las autoridades han expresado su preocupación porque la apreciación del real ha reducido la competitividad de la industria local y ha desembocado en un incremento de las importaciones de manufacturas, principalmente de Asia.

Ante la apreciación de la moneda amazónica en los primeros meses de este año, el Banco Central hizo su aparición comprando contratos de dólares en el mercado de cambios, al mismo tiempo que se subió el impuesto a la entrada de divisas y a las operaciones financieras. Con el real valorizado se abaratan las importaciones y se contiene el alza de precios, pero los bienes fabricados en Brasil se vuelven más caros y se dificulta la exportación de manufacturas.

Las compras de dólares, los aumentos en los impuestos sobre los préstamos y bonos extranjeros para evitar que el capital especulativo entre en el país, aunado a los problemas en Europa, han hecho que los inversionistas externos retiren sus recursos de Brasil.

En el presente, el gobierno de Dilma Rousseff está satisfecho con el tipo de cambio actual de 2 a 2.1 reales por dólar, ya que hace a las exportaciones brasileñas más competitivas en el mercado internacional y beneficia la recuperación de la industria.

En el caso de México es todo lo contrario, la depreciación registrada hasta hace unas semanas ha generado que nuestro sector exportador presente máximos históricos y se vea un importante dinamismo. Al día de hoy el peso muestra una apreciación anual de 5.7%, mientras que el real presenta una depreciación de 7.8%.

El sábado el enfrentamiento México vs Brasil es más que una simple medalla olímpica, ya que en los próximos años figurarán las comparaciones y dinamismo económico para ver quién se consolida como el "gigante latino", por el momento luce mejor nuestra economía que la carioca; sin embargo para el 2013 los analistas esperan que Brasil crezca más que México, aunque hay que ver el comportamiento en China y la Zona Euro para ver cómo le va a México , que en el caso de este último se ve que la situación va para largo.

Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX

InfoSel Financiero
Todos los derechos de reprodución y representación son reservados.